Esto que ves SOY YO, ni más ni menos. Un pedazo de SER, un trozo de humanidad, un puñado de risas, una cuota de locura, un pedazo de dulzura. Esto que ves, soy yo. Una mujer a veces niña, a veces espacio, a veces infinito, a veces pasión, a veces libertad. Es todo lo que tengo, todo lo que soy; no es mucho pero es TODO. ¡Bienvenidos!

De chiquita pensaba asi!

Odio la ropa nueva.
Si la eligió mi abuela,
me queda fea.
Si la eligió mamá,
me queda mal.
Si yo mismo elegí,
me arrepentí.
Adoro mi ropa vieja:
es suave, es linda y es fiel,
es calentita y mimosa,
es como mi propia piel.
La ropa nueva
huele mal,
es odiosa,
no es normal,
la siento encima
todo el tiempo,
me pica mucho,
en todo el cuerpo,
no me la olvido,
está siempre ahí,
es un grano
en la nariz.
¡La ropa nueva
no es para mí!

Nunca más quiero estrenar
más que ropa bien gastada,
vieja rota y remendada.
pero eso sí:
tiene que haber sido usada
solamente por mí.