Esto que ves SOY YO, ni más ni menos. Un pedazo de SER, un trozo de humanidad, un puñado de risas, una cuota de locura, un pedazo de dulzura. Esto que ves, soy yo. Una mujer a veces niña, a veces espacio, a veces infinito, a veces pasión, a veces libertad. Es todo lo que tengo, todo lo que soy; no es mucho pero es TODO. ¡Bienvenidos!

B & N

Me causa gracia que las reglas generales siempre tengan excepciones...no se si diría gracia, sino sorpresa porque parece ser que nada es o TODO blanco o TODO negro.
Baso mis pensamientos en lo que veo y observo todos los días de mi vida...Nada es blanco, nada es negro.... la vida son puros grises y mil matices...Porque creo que nada es totalmente bueno o correcto, ni totalmente malo o incorrecto. Todo depende del contexto. No creo que exista una visión totalmente objetiva de ver las cosas y que cada cosa encasille en tal o cual lado.
Dudar es lo mejor que le paso a la mente humana, dudar de todo. Del discurso, de las promesas, de las acciones. De todo. No hay que oír solo la versión de Caperucita roja, pues así el lobo siempre será el malo. Tampoco quiero caer en el relativismo de decir que justamente todo es relativo, ya que rozaría el escepticismo al decir que no hay “verdades” de nada...pero en el fondo hay algo que siempre me hace ruido frente a esta frase...¿Hay verdades absolutas? Yo creo que si las hay, pero solo con el fin de preservar el orden, ya que sino sería todo un caos.
Estos matices están en todas partes...Por ejemplo...hay algo que siempre me pregunto y es: ¿Somos todos iguales? Si no lo somos, ¿debemos serlo? Indudablemente esto dispara respuestas diversas, pero a lo que apunto es que en estos casos uno debe preguntarse: ¿Igual con respecto a QUÉ? ¿Todos QUIÉNES? Hago hincapié en que todo depende porque para mi somos todos diferentes, cada uno tiene una ideología distinta, personalidad, poder, gustos, gracias a dios cada persona es un mundo y hay diversidad por todas partes...pero en cuanto a derechos DEBERÍAMOS ser todos iguales, porque al fin y al cabo somos humanos, y ahí si somos todos iguales, ninguna vida vale más que la otra, ni ninguno es mejor calidad de humano que otro. ¿O no?
Se suele hablar con bastante soltura de que debería de existir la igualdad, en nuestro siglo se LUCHA por conseguirla...pero ¿y si nos detenemos a pensar los posibles alcances de esto? Imaginemos un mundo perfecto: Donde no exista la mentira, la violencia, las guerras, la envidia, la soberbia y todas las miserias que nos rodearon, rodean y (creo yo ) rodearan, un mundo en el cual todos sea ordenado, donde no exista el caos, donde exista la disciplina y sobretodo un mundo donde todos tengamos los mismos bienes...Bonita utopía, cierto? Exacto, digo utopía porque LAMENTABLEMENTE esto es imposible de realizar. Para que este mundo sea “posible” las cosas más bellas que tenemos deberían desaparecer...No tendrían que existir las emociones, porque ellas nos dan impulsos que la razón no entiende...por ende muchas veces no pueden controlarse...pensemos en ira, en miedo, envidia, avaricia incluso AMOR ya que serían manifestaciones que alteren ese orden “perfecto”...mientra existan ellas, existirán también los asesinatos, las violaciones, las disputas por poder, el hambre, etc. No tendría que existir siquiera la hermosa diversidad cultural porque generaría problemas y disputas entre unos y otros ya que existen concepciones distintas de ver el mundo y la vida. Me atrevo a decir que tampoco debería existir la música, porque hasta ella TRISTEMENTE genera problemas. Entonces mientra esto exista, jamás dejará de estar el conflicto. Porque el conflicto es constante, en todo tiempo y lugar y generalmente se da por la escasez de bienes y por lo modelos distintos que se adoptan para tratar de resolver esa escasez justamente. Por ende, SOCIEDAD Y CONFLICO CO-EXISTEN y esa idea resulta no solo triste y decepcionante sino una ardua tarea que tarde o temprano debemos asimilar tanto ciudadanos como gobernantes. Lo mejor que puede hacerse es tratar de encauzar ese conflicto, dar un remedio, pues vacunas no creo que sean posibles.
¿Somos libres? Uno suele asociar (o por lo menos yo lo hago) a esta palabra curiosa con libertad total, a autonomía a independencia, no? como algo sin reglas y no solo tener libertad para transitar o libertad de expresión, me explico, se dice que en la democracia somos “libres”.pero ¿Cuán libres somos? ¿Cuan libre somos si dependemos de un trabajo para poder comer? ¿Cuan libre somos de los prejuicios de la sociedad? ¿Cuan libre somos inclusive de expresarnos? “El pueblo no delibera ni gobierna sino por medio de sus representantes” ¿Qué clase de libertad vemos en esto? Que ironía más bien yo veo censura. No creo que ninguno de estos valores sea absoluto al no ser que defina el contexto..¿Qué tan autónomos podemos llegar a ser si se nos educa a todos MASOMENOS de la misma manera? estamos institucionalizados por completo...¿Qué sería del planeta sin educación? ¿UN CAOS? ¿O quizás tenga consecuencias benévolas que nuestra mente no esta dispuesta a imaginar?
Ejemplos más simples y no tan filosóficos, te puede gustar el rock a viva voz y que de vez en cuando disfrutes escuchar una buena canción electrónica o alguna balada...Esta presente en la personalidad...podes ser la persona más calma del mundo, pero cuando te tocan ESE tema sacarte con absolutamente todo tu ser...¿Se puede decir, entonces, que sos una persona calma?....Podes ser la persona más tímida del planeta, pero con un par de copas encima desinhibirte por completo..¿Se puede afirmar que sos alguien vergonzoso?.. O sea..¿Somos siempre iguales? ¿Actuamos siempre igual? ¿O solo actuamos de una manera en determinada situación? ¿Somos farsantes? ¿Mentirosos? ¿Que somos? Actuar me recuerda a los actores...¿somos actores y fingimos? ¿La vida es un escenario?

Me gustaría

Me gustaría un mundo donde las guerras se consideren ridículas.
Me gustaria un mundo de iguales en poder.
Me gustaría que cada persona este instruida en valores y modales.
Me gustaría un mundo con gente de clase media, ni alta ni baja para que no exista el conflicto.
Me gustaría erradicar la soberbia.
Me gustaría que cada persona tenga un pan y un libro abajo del brazo.
Me gustaría poder unir siempre lo que digo con lo que hago.
Me gustaría que la razón y el corazón vayan siempre por el mismo camino.
Pero tan solo me gustaría...