Esto que ves SOY YO, ni más ni menos. Un pedazo de SER, un trozo de humanidad, un puñado de risas, una cuota de locura, un pedazo de dulzura. Esto que ves, soy yo. Una mujer a veces niña, a veces espacio, a veces infinito, a veces pasión, a veces libertad. Es todo lo que tengo, todo lo que soy; no es mucho pero es TODO. ¡Bienvenidos!

Depresiones cotidianas

Me deprimen las parejas que van juntas al gimnasio. Que intercambian playlist motivadoras y se besan salados de sudor. Me deprimen las que reemplazaron el sexo con comida. Si no va más, no va más. Separate. No todo se puede solucionar con un revuelto gramajo.
Me deprimen los zoológicos. Fui una sola vez al de Buenos Aires y la primera jaula que vi fue la del oso polar, Winner, en paz descanse. Me deprime el color marrón. Habría que erradicarlo de la escala cromática, que quede para los árboles. Me entristecen a niveles patológicos las bolsas de supermercado sueltas, sin posesiones, deambulando por el mundo. Si algo aprendí de Belleza Americana, es que las bolsas también sienten. Me deprimen los veganos que te bajan línea de lo nocivo que es el alimento que estás ingiriendo. Yo no sé vos, pero a mí ciertos quesos me han dado más felicidad que ciertos chongos. Así que callate y dejame en paz con mi gorgonzola. Me deprimen las personas que le dicen running a correr. Como si fuera un fenómeno de la física aerodinámica recientemente descubierto y no una conducta que el hombre lleva a cabo desde que era un mono. Me deprimen las selfies tirando besito. Es ampliamente divulgado que eso es un truco para afinar el rostro. Me llenan de tristeza los padres que le ponen a sus hijos nombres como "Sherazade" porque les gustó la novela El Clon y de apellido le clavan un: Maidana. No es el pasaporte que vence a los cinco años, el nombre le va a durar toda la vida. Me da mucha angustia estar en un espacio físico donde hay colgado un cuadro de un payaso. 
Me deprime la gente que dice Negri, Cocucha y Family.
Las novias que escriben un TE AMO con masa en una pascualina. El Topo Gigio, qué ser deprimente, con esa vibra entre clonazepam y pedofilia. Pero sobre todo, me deprime la gente que estigmatiza la tristeza, que piensa que la vida es una llanura de mediocres alegrías y no se da cuenta de que la felicidad se construye en los cimientos de nuestras partes rotas.

Mercedes Romero

..::..Y me alejo para que me busques, y soy yo quien regresa para buscarte...Entre mis ganas de arriesgarme y el miedo a enamorarme..::..

Eso que mínimamente deberías esperar de un hombre:

Que te mire como se mira al volcán de chocolate.
Que no hable de sus exs cuando todavía estás en pelotas. Aceptamos su rusticidad de género, pero hay límites.
Si va a haber la suficiente confianza para que se eche un sorullo en tu baño, que la haya también para darte a conocer que están en una relación abierta.
No está bueno ser superficial en la vida, pero a menos que sea enfermero...que no use crocs. Crocs, visera, calzones que rezan GITANO en un elástico gastado. Es como para decirle: Mirá, yo re estoy en plan coger. Pero VISERA? colaborá un toque, hermano.
A menos que se lo hayas pedido explícitamente, que no te mande fotos en picha de la nada. Si hace eso es un IRRESPETUOSO.
Que tire de vez en cuando un gemido, un mínimo indicio de vida. Si quisiéramos acostarnos con un fiambre nos haríamos necrofílicas.
Si te va a invitar a salir que sea semánticamente específico, eso de "qué ganas de una birra" o frases ambiguas es menos serio que Zulma Lobato.
No pretendas que no tenga errores. Es un ser humano. Puede mandarse cagadas. Pero si lo hace, que no busque excusas para pichulearla. Ahí tenés dos cagadas: la excusa y la cagada.
0 km para la salida le gustás a todos. Quedate con el que te vea hermosa después de dormir maquillada y levantarte como el Ecce Homo.
Si elige estar con vos, que esté con vos. Eso de "porque con mi ex hacíamos tal cosa". Si querés salir con tu ex comprate una muñeca inflable y dibujale la cara de ella, campeón.
Si planea cortarte el rostro que no te confunda con likes. Hombres del mundo: el like no es un reemplazo fálico. Si caés en su trampa y después te rompe el corazón, blindate. No seas reincidente. Hay que mandar a la mierda frente al primer rasgo pelotudo. Después te encariñas y cagaste. Te lo digo yo que me encariñé de cada boludo.
Llámenme retrógrada, pero para mí es bien simple como decir:
Estás linda.
¿llegaste bien?
Pensé en vos
Me gustás.
No pueden decir que las mujeres somos complicadas si ni prueban con lo básico.

Mercedes Romero

Escondites


"En todo deseo hay tanta compasión como apetito. Sea cual sea la proporción, las dos cosas se ensartan juntas. El deseo es inconcebible sin una herida. Si hubiera alguien sin heridas en este mundo, viviría sin deseo.
El cuerpo humano realiza proezas, posee gracia, picardía, dignidad y otras muchas capacidades, pero también resulta intrínsecamente trágico como no lo es ningún cuerpo de animal (ningún animal está desnudo).
El deseo anhela proteger al cuerpo amado de la tragedia que encarna y, lo que es más, se cree capaz. La conspiración consiste en crear juntos un espacio, un lugar de exención, necesariamente temporal, de la herida incurable de la que es depositaria la carne. Ese lugar es el interior del otro cuerpo. La conspiración consiste en deslizarse al interior del otro, allí donde no se les pueda encontrar. El deseo es un intercambio de escondites." 
John Berger.

Ella pensó que solo sería un encuentro placentero,
pero le terminaron desnudando el corazón.