Esto que ves SOY YO, ni más ni menos. Un pedazo de SER, un trozo de humanidad, un puñado de risas, una cuota de locura, un pedazo de dulzura. Esto que ves, soy yo. Una mujer a veces niña, a veces espacio, a veces infinito, a veces pasión, a veces libertad. Es todo lo que tengo, todo lo que soy; no es mucho pero es TODO. ¡Bienvenidos!

Siendo hombre, Qué sentis?

“¿Qué sentís sobre todo esto siendo hombre?” me dijo. “Porque siendo mujer es una impotencia y angustia y bronca enorme. ¿Pero vos? Siendo hombre, ¿qué sentís?”
Le dije algo que ahora considero un facilismo emocional.
Le dije que era raro.
Que sentía que me tenía que disculpar por parte de los hombres pero a la vez no porque no yo no había hecho nada.
Metí una frontera entre ellos y yo.
No hablé en plural.
Como si yo no pudiera nunca ser canal de ese horror.
Como si yo no pudiera nunca haber hecho nada para contribuir a la mierda.
Y la verdad es que no hay frontera.
Hay que hablar en plural.
Hay que hablar en plural, por más que nos incomode.
Tenemos que hacernos cargo.
Los hombres violamos mujeres.
Los hombres matamos mujeres.
No existen tres géneros: mujeres, hombres y violadoresasesinos.
Somos nosotros, hombres.
Un amigo tuyo puede serlo, un vecino, un familiar, cualquiera.
Ahora, ¿por qué?
Los que lo hacen no nacieron violando y matando. Tampoco los embrujó un hechicero maligno.
Entonces, ¿por qué mierda lo hacen?
¿Por qué mierda matan y violan?
Perdón, se ve que me incomodó el plural y esto requiere incomodidad y honestidad.
Repito.
Entonces, ¿por qué mierda lo hacemos?
¿Por qué mierda matamos y violamos?
En el último tiempo leí mucho sobre eso. Unos dicen que es violencia machista. Otros, consecuencias de la propiedad privada. Cosificación de la mujer. Patriarcado encarnado.
Para mí es otra cosa.
Seguro, es todo lo anterior.
Pero antes que nada es otra cosa.
Más básica.
Más antigua.
Más vital.
Es miedo.
Violamos y matamos por miedo.
No existe hombre que, en al menos algún momento de su vida, no le haya tenido miedo a las mujeres.
Maduramos más tarde que ellas. Somos por completo periféricos al milagro de la vida. La mayoría sabemos poco y nada de sus ciclos. Tememos que nos ridiculicen. Su sexualidad es un misterio. Sólo ellas tienen la certeza de que nuestro hijo es nuestro.
La única forma de convivir con un ser así es doblegarlo, contenerlo sistemáticamente.
Forzar a que ellas sean las periféricas.
Pasarnos por el culo a nuestro miedo.
Pretender que no está ahí.
Es la única forma.
Porque no tenemos herramientas para lidiar con él.
Antes vivíamos bajo un matriarcado. La irrupción del patriarcado y el cambio de deidades lunares a solares se hizo con sangre y obeliscos y constantes recordatorios de que ahora los hombres teníamos el poder y la fuerza y la razón y la acción.
Poder y fuerza y razón y acción no sirven un pito para lidiar con emociones.
No tenemos herramientas para procesarlas.
Y así contenemos el llanto como unos pelotudos.
No por nada la mayoría de los suicidas somos hombres.
Es una solución muy masculina.
También lo es usar el poder y la fuerza y la razón y la acción para violentar a una mujer porque sentimos miedo de no poder estar con ella o no podemos procesar la emoción del rechazo.
Por suerte los pilares de todos los imperios caen tarde o temprano.
-.Sebastián Defeo.- (Fragmento)

YO VUELO

Una bailarina sobre una tela
es una sustancia de pies desnudos y dementes
maniática en decadencia y bestia,
una mujer tierna y viva…
¿qué importa morir volando? 
Su movimiento no tiene un retorno triste
pero tiene miedo, mucho miedo
a no arriesgarse, a no caer, a no reír
porque su cuerpo no vibra
hasta que las fuerzas la abandonan
entonces se desafía: rompe la gravedad 
desarma las leyes de la anatomía
para volverse un ángel aferrado a un trozo tela viva
bailando, temiendo, llorando, suplicando en el aire
mintiéndole a la física y a la muerte
pues su arte es una expresión neta 
de su amor al riesgo y a la adrenalina.


ESE momento.

Ese momento,
cuando quedamos desnudos, y fiel se expone el deseo crudo,
Insuficientes son las palabras para describirlo, porque es etéreo,
porque es infinito.
Libres de vergüenza, ataduras, diferencias.
Libres de pasado, miedo e inocencia.
Enredados entre nuestras pieles, mi amor, consumiéndonos como un cigarro, ardientes de pasión, 
Y así quedamos,
uno frente al otro,
mirada con mirada,
suspiro a suspiro,
Y así dejamos,
las cenizas de nuestra locura,
en cada esquina donde se nos permita adorarnos, 
porque en este mundo desequilibrado, 
amarnos es tabú,
pero banderas de violencia alzamos.


Autoria: Julieta Aldana Ianovale (Jule Aldana)

Buscate una loca.

Búscate una loca, de las de remate.
De las que cuando piensas que ya no puede hacer algo más estúpido, va y te sorprende con algo inesperado. 
Busca a quién se ría a carcajadas, sin importarle dónde se encuentra o quién tenga alrededor.
Quién te cuente chistes malos y haga bromas tontas sin que puedas evitar y no sepas por qué. 
Que cante por la calle con la música de algún coche e intente que tú también lo hagas. 
Que baile bajo la lluvia sin preocuparse por su peinado.
Búscate una pesada, una "jodida", de las que juegan con tus puntos débiles o manías sabiendo que consiguen desquiciarte, provocando en ti unas ganas locas de ahogarla, pero con abrazos.
Busca un irracional, humilde, sencilla y directa. Que llore, que grite, que tenga carácter. Que te monte numeritos pero que los compense con muy buenas escenas.
Que no sepas como va a reaccionar, que tenga múltiples personalidades y consiga enamorarte con cada una de ellas. Y que solamente puedas hacerla callar con besos. Esa persona que hará todo lo posible por sacarte una sonrisa en los momentos más duros, que te dará la mano y no te soltará hasta que esté completamente segura de que no pierdes el equilibrio.
Quien no haga falta que te diga nada, porque con la mirada te lo dirá todo.
Que te entregará todo desde el minuto uno sin pedir nada a cambio.
Busca una persona con quién pierdas la noción del tiempo y del espacio...
Búscate una loca...

Literal me describe. Cada palabra!! y bue... Soy loca O.o

Vida mia!!!

Pensar que cuando era más chica imaginaba que a los 20/21 iba a tener la mitad de la vida solucionada, o al menos una parte...y ahora, con 21 años ya cumplidos, puedo decir que eso no esta ni cerca. Tengo un sueldo que apenas me alcanza para darme algún que otro gusto, pero no para mantenerme por mis propios medios.

A veces tener las herramientas a tu alcance no es suficiente.
Somos ambiciosos, el ser humano en si, es ambicioso por naturaleza. Siempre queremos más y parece que nada nos alcanza...Pero...¿Está mal serlo? Si no seria una conformista, y no quiero eso.
Que lindo sería tener 4 vidas para poder hacer todo lo que me gusta, vivir con hippie mochileando conociendo lugares....saber que laburo todo un año para poder ahorrar (cuesta ahorrar) y sólo realmente disfruto 15 días al año. ¿Que triste, no? y que desproporción.
Menos mal que mi trabajo actual me agrada...

Diferencia entre ME GUSTAS y TE AMO

Cuando te gusta una flor, sólo la arrancas.
Pero cuando amas a una flor, la cuidas y riegas a diario.
Quien entiende esto, entiende la vida.

OJO CON ELLAS

Ojo con Ellas…
Andan por ahí, con su atrevido miedo, portando sus cuarenta y tantos, lindas, leídas, viajadas, sensibles.

Ojo con ellas....
Vienen de cerrar una puerta con decisión, pero sin olvido. Amaron, construyeron, parieron, cumplieron.
Amaron a su hombre, dieron alas a sus crías y ahora, desentumecieron las suyas: ¡ahí estaban!: intactas, brillantes,soberbias, majestuosas, listas para el vuelo: no ya las de un hornero, sí las de una gaviota, soberana y curiosa.

Saben de la vida y de tu hambre porque con su cuerpo han sabido saciarlas.
Expertas en estupidez y sus matices: se reconocieron inmersas en ella hasta el estupor y soportaron mucha hasta el dolor; sabrán distinguirla, no lo dudes.
Versadas en economía, la aplican en el gesto, en el andar y en su exacta sensualidad.
Ojo con sus caderas sabias: ya se estiraron y contrajeron, se estremecieron y agitaron.
Saben del amor, en todos sus colores, desde el rojo resplandor al mustio gris.
Sus piernas fuertes arrastran raíces todavía.
Prontas a sentir, van con una vieja canción en los labios, profunda intensidad en la mirada y delicada seguridad en la sonrisa.



Pero, si esta advertencia es tardía, y descubres que ya no puedes dejar de pensar en ella, entonces, ten cuidado de ahora en más, no te equivoques, no lo arruines: no les envíes un mensaje de texto, mejor invítale un café con tiempo; no recurras al email, preferirán sin duda un poema en servilleta.
No les hagas promesas, no les vendas imagen, mejor exhibe tu autenticidad mas despojada. 
No caigas, por rellenar, en aturdido ruido vacuo, deja que respire un silencio en común.
Vienen de quemar las naves y cambiar comodidad indolente por riesgo vital.
Avanzan por un camino incierto, pero elegido.
En su cartera, fotos, un perfume y algunas lágrimas.
En su mirada, una decisión...
Ojo con ellas…tal vez, si tienes suerte, hay una en tu camino.