Esto que ves SOY YO, ni más ni menos. Un pedazo de SER, un trozo de humanidad, un puñado de risas, una cuota de locura, un pedazo de dulzura. Esto que ves, soy yo. Una mujer a veces niña, a veces espacio, a veces infinito, a veces pasión, a veces libertad. Es todo lo que tengo, todo lo que soy; no es mucho pero es TODO. ¡Bienvenidos!

Figth every time

La vida te golpea, tira a quemarropa, implementa el gatillo fácil, no escatima(para nada) a la hora de ponerte estorbos, barreras, escollos en el camino. La sociedad encima no hace más que aislarte, descalificarte para cualquier grupo social. Ni freak ni pop. Ningún grupo encierra a la gente como vos. Maldito inadaptado!
Pero si estás acostumbrado a ver cómo el destino se empecina en tirarte para abajo, por qué caer en los momentos que vuelve a pegar? Si vos ya sabes que va a ocurrir, acaso alguna vez no pasa? Acaso alguna vez supiste llevar, controlar y/o mantener esa electricidad? Para nada.
Y Fito te diría que: "Es sólo una cuestión de actitud", y vos, vos ya pensaste en esa frase hecha, es más, la analizás cada día de tu vida, pero luego... Luego te viene la realidad, como una avalancha en plena popular cuando hace un gol tu equipo, como la ola más grande que ningún surfer ha podido domar...
Viene "El Pato" y te muestra la verdad, que vos: "Tan acostumbrado a no ser, a desconfiar, a no ganar!". Y le dirías: "Pero obvio vieja, cómo querés que intente luchar por el campeonato, si estoy acostumbrado a pelear el descenso?".
Sabes que "La única verdad, es la realidad". Y la realidad cual es? Que no calificas en nada, mejor dicho, para vos calificas en el grupo de la escoria, la basura, la bazofia. Simplemente lo que sobra de la sociedad. Porque no te encontrás, no te hallas, no te sentís capaz. Aunque sabes que sos capaz, y de mucho. Acaso la culpa será, justamente, de la sociedad? Acaso pecás de inocente en todo este juego de vivir? Probablemente. Pero cómo hacer para no caer, cómo evitar ese frenesí emocional que sufre tu mente, al pasar de sentirte lo mejor a sentirte lo peor del mundo, en cuestión de segundos? Imposible evitarlo. Además te cansas, te cansas de toda la situación de tirar para un lado, tirar por otro, tirar por otro y ver que de nada sirve. Te cansa escuchar ese discurso optimista, al cual no le creés ni un poquito de: "Cuando una puerta se cierra, muchas otras se abren." Porque vos sólo las ves cerrarse! Cuando alguna se va abrir? Pero sos consciente, sabes que tarde o temprano ese día va a llegar, sabes que "Las buenas ya van a venir!" Y esperás a que vengan, es entonces que pensás: "Vendrán en tortuga?". Por ahí sea así, las buenas vengan en tortuga.
Y vos que te sentís el peor del mundo, que sentís que dentro de muuucho van a venir las buenas, que sabes que siempre te van a golpear de nuevo, que estás acostumbrado a que la vida no te regale nada. Te buscás una excusa para seguir, para luchar, para nadar contra la corriente como un oriental pez Koi. Ahí es cuando hacés lo que todos deberían. Aferrarte a quienes te quieren y nunca van a dejar que caigas en la declive emocional, que tan propensa es tu vida para que suceda. Es el momento en el cual vas a encontrar una sonrisa por la cual luchar, la de un amigo, la de un familiar. Porque siempre esa gente estuvo diciéndote que no aflojes.
Entonces te empecinás, querés revancha, te enojas, buscás venganza. Y la vas a encontrar, sabes que la venganza es dulce, pero que tarda en llegar. Pero no te vas a vengar con la gente, no tienen la culpa. Te vas a vengar con la vida, con el destino, porque a ella, y a los tuyos, les querés demostrar que si sos bueno, que si sos capaz. Querés cerrar bocas, y que aquellos que no apostaron ni un mísero centavo se quieran matar cuando te vean disfrutando.
No es el momento de ponerle la otra mejilla a la vida para que vuelva a pegarte, para nada. Es el momento de responder al golpe con uno más fuerte, es el momento de renacer como el Ave Fénix entre la cenizas.

Es el momento de pelear, porque de eso, de eso se trata la vida.