Esto que ves SOY YO, ni más ni menos. Un pedazo de SER, un trozo de humanidad, un puñado de risas, una cuota de locura, un pedazo de dulzura. Esto que ves, soy yo. Una mujer a veces niña, a veces espacio, a veces infinito, a veces pasión, a veces libertad. Es todo lo que tengo, todo lo que soy; no es mucho pero es TODO. ¡Bienvenidos!

No entres dócilmente


No entres dócilmente en esa noche quieta,
que al final del día debería arder y delirar;
enfurécete, enfurécete ante la muerte de la luz.
Aunque los sabios entienden al final  que la oscuridad es lo correcto,
como a su verbo ningún rayo ha confiado vigor,
no entran dócilmente en esa noche quieta.
Llorando los hombres buenos, al llegar la última ola,
por el brillo con que sus frágiles obras pudieron haber danzado en una verde bahía,
se enfurecen, se enfurecen ante la muerte de la luz.
Y los locos, que al sol cogieron al vuelo en sus cantares,
y advierten demasiado tarde, la ofensa que le hacían.
no entran dócilmente en esa noche quieta.
Y los hombres graves, que cerca de la muerte con la vista que se apaga,
ven que esos ojos ciegos pudieron brillar como meteoros y ser alegres,
se enfurecen, se enfurecen ante la muerte de la luz.
Y tú, padre mío, allá en tu cima tiste,
maldíceme o bendíceme con tus fieras lágrimas, lo ruego.
No entres dócilmente en esa noche quieta.
Enfurécete, enfurécete ante la muerte de la luz.
Dylan Thomas.



Ayer vi "Interestelar". Exelente película: Buenos diálogos, exelente trama y emotiva. Yo particularmente llore bastante. Me gustan las películas que me hacen llorar. No es que esa característica las convierta en mejores o peores películas. Simplemente me gustan y significa que supieron tocar ESA fibra sensible.
Y  la verdad es que el film te hace pensar...lo diminutos que somos los humanos, no? Somos apenas unos insignificantes puntos en la galaxia, en el INMENSO universo que nos rodea...y así y todo es tan triste que muchos creanse superiores, aniquilando todo a su alrededor...tan pequeños pero a su vez tan malvados...tan pequeños y tan viles.
Pero lo que si tengo en claro es que lo que diferencia al ser humano es esa sensibilidad que tiene, con la que percibe las cosas. El amor, por ejemplo, que como decían en la peli, es perceptible. Uno lo SIENTE. ¿Qué sería de un mundo donde todos no tengan nada para dar excepto amor? El amor lo conquista todo, dicen. ¿Será verdad? Ojalá que sí. Pero pensar en las guerras y las frivolidades que se han vivido ( y padecido millones de humanos por culpa de unos pares más) durante la historia de la humanidad derrumba, penosamente, esa idea fija.