Esto que ves SOY YO, ni más ni menos. Un pedazo de SER, un trozo de humanidad, un puñado de risas, una cuota de locura, un pedazo de dulzura. Esto que ves, soy yo. Una mujer a veces niña, a veces espacio, a veces infinito, a veces pasión, a veces libertad. Es todo lo que tengo, todo lo que soy; no es mucho pero es TODO. ¡Bienvenidos!

Mil aplausos.


               Hoy, Sábado 17 de Mayo de 2014, bah..a esta hora ya es Domingo 18...acabo de ver una peli simplemente genial. Nada de acción, nada de drama, nada de humor...llore como una condenada...de esos llantos que te dejan dolor de cabeza...la película se llama "Ladrona de libros" esta ambientada en Alemania en la segunda guerra mundial con el mando de Hitler..muy emocionante y muy real, más que nada porque esta tomada desde la perspectiva de una nena de 12 años, quien es la protagonista. Buen diálogo, buen final. Encima hace raato que no veia una BUENA peli, de esas con las que te sacas el sombrero....y esta asi lo fue! Que horror debe haber sido vivir en esa época...en ESE país, con el enfermo de HItler  al frente del país...matando gente inocente todo por su nacionalismo extremo...todos los derechos humanos y el significado de política se revolucionaron y todas las creencias se iban al tacho de la basura... Esta nena, la protagonista, se hacía interrogantes muy buenos, propios de la inoscencia con la que ve un niño ese tipo de situaciones y sobreodo te muestra su sufrimiento...los vínculos que armó y los que se desvanecieron en el aire. Vivir la muerte tan de cerca sin duda alguna te debe dejar una marca importante y te hace madurar a los golpes.
              No puedo entender la mente de la Alemania nazi, eso muestra la crueldad humana, la locura...nosé..se me pone la piel de gallina. Quizas me digan uh que loca mira en lo que pienso si ya pasó...pero la verdad es que nunca se sabe si va a volver a pasar...o nose si es eso tampoco...sino que me pongo en la piel de la gente y iuf, es durísimo. Mi amada  abuela Lina me cuenta siempre la historia de que ella vió llegar a su papá, osea mi bisabuelo, de la guerra...todo flaco, hecho piel y hueso, barbudo, sucio...y esa imagen me dice que no se le borra más de la retina...Mi abuela desertó con su familia y se vinieron como inmigrantes aca a la Argentina...He ahí mis orígenes...y la verdad es que laburó como una esclava mi abuela..se crio durante 20 años en Italia, en Calabria, creció en el campo, vivian de lo que recolectaban...una famila mega humilde, cero tecnología...pues claro...eran otros tiempos..al punto tal de que cuando se hizo señorita, se asustó, pensó que estaba enferma..tambíen mi abuela me cuenta que pobres y todo, ellos eran super felices, eran muchos hermanos, como siete o nueve si mal no recuerdo, y se juntaban en el campo a la noche a ver las estrellas, con la fogata, una guitarra y cantaban todo el tiempo...mi abuela es hasta el día de hoy que no para de cantar, parece un pajarito la muy tierna. Canta tango, en italiano...Cómo voy a extrañar cuando ya no esté a mi lado. Es de oro, nadie va a poder reemplazarla jamás...Sus comidas exquisitas que no se comparan con las de nadie, sus inventos raros para todo tipo de problemas, una especie de macgibber...Me cuenta sus anécdotas de que corría por la montaña con sus amigas, que ella era la más ágil y la más rápida y que siempre ganaba...o me cuenta que cuando salía con algún pretendiente (Que tambíen según ella eran muchos) la familia estaba en el medio de la cita como chaperones...Después obvio cuando llegaron acá a Buenos Aires laburaron a más no poder..tuvieron un almacén, un bar pool, una carnicería, una vedulería..las racices de mi familia ahora que me pongo a pensar se hizo desde abajo siempre, luchando contra todas las adversidades y resurgiendo entre las cenizas como el ave fénix. Asique tengo sangre y desendencia de tana, de tana luchadora..como me dice mi abue..de "tanita castigadora"...espero y deseo hacer honor a ese apodo. Grande abuela, gracias por tus lecciones de vida..que con lo poco que tuviste fuiste tan feliz, porque amabas a tu familia y era lo único que tenías de valor. Eso merece mil aplausos.