Esto que ves SOY YO, ni más ni menos. Un pedazo de SER, un trozo de humanidad, un puñado de risas, una cuota de locura, un pedazo de dulzura. Esto que ves, soy yo. Una mujer a veces niña, a veces espacio, a veces infinito, a veces pasión, a veces libertad. Es todo lo que tengo, todo lo que soy; no es mucho pero es TODO. ¡Bienvenidos!

Ser emocional

Siempre fui emocional, desde chica. Tenía esa capacidad de conectarme más fácilmente con las emociones que el resto. Podía “ponerme en los zapatos” de los demás y entender lo que sucedía. Aunque a veces me decían que no tenía que ser tan débil o emocional para todo.
Aunque muchos no lo crean te hace sentir más conectado con las experiencias que vivís, incluso más que aquellos que se dicen ser fuertes y “no emocionales”. Estás más vivo, permite que tu piel experimente cada sensación y que tu corazón conozca cada latido.

Ser emocional no es malo, no te hace ser débil, ni tampoco cursi. Ser emocional te hace vivir más. Haces todas las cosas de manera más apasionada, viviendo cada momento al máximo sin dejar de observar cada detalle que se presente.
De eso se trata vivir, ¿o no? Si no vivís para conectarte con las experiencias, sin sonreír, sin llorar, sin amar, ¿para qué vivimos entonces?